Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Recetas para Edu’ Category

Llevamos un tiempecillo ya sin hablar de comida por aquí, cuando es lo más importante de la vida. Alimentarse bien. Y aunque tengo varias recetas preparadas y guardadas para próximas actualizaciones, vamos con la que hoy mismo he preparado para comer. Agárrense porque con esto, tenemos platazo único: PASTEL DE CARNE.

Bonito se ve, mejor sabe...

Bonito se ve, mejor sabe...

Y bien, ¿qué necesitamos para ponernos a preparar semejante manjar? Pues nada del otro mundo. Apuntad por si tenéis que comprar, pero creo que todo es muy de andar por casa… Para cuatro personas necesitamos:

– Unas cuantas patatas. (Yo he usado 8-10 de tamaño más bien pequeño).
– 500gr de carne picada, mezcla de ternera y de cerdo.
– Una cebolla.
– Un pimiento verde.
– Dos dientes de ajo.
– Salsa de tomate.
– Un huevo.
– Albahaca, orégano y perejil.
– Un poco de queso rallado.

Ingredientes principales...

Ingredientes principales...

Pues bien, lo primero de todo, lavamos las patatas para quitarlas la posible tierra que traigan. Las metemos en la olla bien cubiertas de agua y con un poco de sal. Cerramos y le damos candela al fuego. Sin miedo. En el momento en el que la olla empiece a silbar, cinco minutos y apagamos. Quitamos del fuego y dejamos que se vaya enfriando la olla para poder abrirla.

Las patatas a la olla...

Las patatas a la olla...

Picamos el ajo, la cebolla y el pimiento y lo ponemos todo a rehogar con un poquito de aceite y sal. Lo dejamos bien bien pochado, que se ponga de un colorcito tostadico bien rico. Añadimos la carne picada y le damos un doradico bien majo. Añadimos la albahaca y el orégano, mezclamos, y añadimos la salsa de tomate. Bajamos el fuego y lo dejamos ahí un ratillo, que la carne absorba la salsa y se elimine el agua que expulsan las verduras y la carne.

Las verduras a la sartén...

Las verduras a la sartén...

... y cuando estén bien pochadas...

... y cuando estén bien pochadas...

... añadimos la carne y la salsa de tomate.

... añadimos la carne y la salsa de tomate.

Vamos a por las patatas que hemos dejado antes en la olla. Aún estarán calientes, así que lo recomendable es sacarlas del agua en cuanto podamos para que vayan templando. Cogemos nuestro pasapurés, pelamos las patatas y cortaditas en pedazos las vamos echando al pasapuré y dándole a la manivela. Vamos a hacer un puré de patata de lamerse los dedos…

Puré de patata rico rico...

Puré de patata rico rico...

Cuando tengamos todas las patatas trituradas, añadimos perejil y el huevo y mezclamos bien. Comprobamos el punto de sal por si acaso. Ya lo tenemos todo preparado para montar el pastel.
Yo he apostado por las porciones individuales, así que con una botella de CocaCola me he hecho un molde la mar de majo. Capa de patata, capa de carne, capa de patata… Sin escatimar.

Lo ponemos bonito...

Lo ponemos bonito...

Quitamos el molde con cuidadico y le ponemos ya para rematar un poquito de queso rallado por encima. Horneamos a 150-180º durante nada, 5 minutos, un plim… Y listo! A comer!!!
¡Que aproveche!

Ciudad Sin Ley

P.D.: si no queréis complicaros, podéis poner las capas extendidas en una fuente y luego ir sirviendo raciones sin más…

Anuncios

Read Full Post »

Hay que volver a meterse en la cocina, así que vamos a ello hoy con una receta para hacer el sábado y comer el domingo después de una noche de juerga. Fideos chinos (llamados noodles) con verduritas, gulas y gambas. ¿Apetece?

Muy bien… Pues vamos a ello. Lo primero de todo, los ingredientes. Casi todo deberíamos tenerlo por casa sin demasiado problema, quizás tan sólo un par de cosillas que deberemos ir al super a comprar: los fideos chinos y la salsa de soja. Pero tampoco debería costarnos demasiado. Yo lo compré en el LIDL. No voy a meterme en cantidades hoy, así que bueno… Apañároslas, y si sobra, a la nevera para otro día.

– Fideos chinos o noodles.
– Ajo.
– Cebolla.
– Pimiento (rojo o verde).
– Puerro.
– Zanahoria.
– Tomate (opcional).
– Gambas peladas congeladas.
– Gulas.
– Salsa de soja.
– Salsa de tomate.
– Salsa china picante (opcional).

Las patatas fritas son para calmar el hambre mientras cocinamos.

Lo primero de todo, es picar toda la verdurita. Ponemos una sarten con un chorretito de aceite en el fuego, a fuego muy suave para que simplemente se vaya calentando y empezamos a picarlo todo. Yo recomiendo en tiras, tampoco muy largas, pero si preferís picarlo en dados no pasa nada.

Con todo ello bien picado… A la sarten. Subimos el fuego a nivel medio y añadimos, primero el ajito, que dore un poco. Luego cebolla y pimiento. Que pochen un minuto y añadimos el puerro y la zanahoria. Y ahí lo dejamos hasta que todo ello se nos vaya haciendo poquito a poco. Al cabo de unos minutos deberá quedarnos bien blandito todo. Añadimos un chorretito de salsa de soja y debería quedarnos algo como lo siguiente:

Es el momento de añadir las gambas y las gulas. Como todo ello lo habremos sacado del congelador hace relativamente poco, bajaremos el fuego al 3-4 (sobre 10) y dejaremos que se vayan haciendo poco a poco. Aprovecharemos mientras para poner agua a hervir, y cuando lo tengamos haciendo borbotones, añadiremos los fideos chinos al agua. En 4-5 minutos los tendremos. La mejor forma de saberlo es probar. Sin miedo.
Ya estamos cerca del final. Con las gulas y las gambas ya listas con el resto de la verdura, lo que haremos será añadir un poco de la salsa picante y algo más de salsa de tomate y mezclarlo bien todo.

Tan sólo nos queda emplatar. Pondremos los fideos en la base del plato, y encima de ello, la mezcla de verduras, gambas y gulas que nos hemos trabajado. Si nos animamos a ello, éste es el momento de poner el tomate natural cortado en dados, y que nos dará un contraste calor-fresquito en el plato que seguro que se agradece. Y… A comer!!!
¡Que aproveche!

Ciudad Sin Ley

P.D.: si no nos apetece probar cosas raras con los noodles, este plato se puede preparar perfectamente con espaguettis.

 

 

Read Full Post »

El otro día quizás empezamos un poco la sección metiéndonos en camisas de once varas. Para compensar, hoy vamos con  una de esas recetas fáciles y que principalmente se fundamentan en el método “abrir la nevera”, y que básicamente consiste en abrir la nevera, echar un ojo e improvisar con lo que hay a la vista. Como ha quedado el experimento bastante bueno, os lo pongo aquí… ENSALADA DE PATATA Y POLLO. Vamos a cocinar.

Obviamente todo depende de lo comilones que seáis y del hambre que exista, pero estos son los ingredientes para 3 personas:

– 1 filete de pechuga de pollo (que sea un poco hermoso)
– 2 cogollos de lechuga
– Medio tomate
– Una zanahoria
– Media cebolla
– Medio tarrito de esos pequeños de puntas de espárragos
– Un huevo
– Dos patatas pequeño-medianas
– Pimienta y sal
Para el aliño:
– Un poco de queso curado
– Mostaza
– Perejil
– Aceite
– Vinagre
– Sal

Bueno, ya está bien de tonterías, vamos al tajo. Cogemos el bol donde vayamos a preparar la ensalada, lo llenamos hasta la mitad de agua y vamos picando los cogollos y poniéndolos a remojo. Cuando tengamos toda la lechuga picada, cortamos el filete de pechuga en tiras, salpimentamos y lo ponemos a freír en una sartén. Ponemos también a cocer el huevo junto con las patatas. Mientras esperamos a que se nos vayan haciendo las cosas (no perdáis de vista la pechuga y darle un meneo de vez en cuando), podemos ir picando el tomate, la cebolla y los espárragos, y podemos también rallar la zanahoria.
Escurrimos bien escurrida la lechuga. No hay nada peor que una ensalada aguada. Y como hemos sido listos y hemos ido picando las cosas mientras la lechuguita se remojaba, ahora no tenemos más que hacer que ponerlo todo en el bol. La pechuga ya la tendremos hecha, y para las patatas y el huevo igual tenemos que esperar un poco más. Aprovecharemos a hacer el aliño.
En un vaso de la batidora, pondremos dos dedos de aceite y vinagre al gusto. Añadimos el queso en daditos, una pizca de sal y un buen chorretón de mostaza. Y con todo ello, le damos candela a la batidora. Que se mezcle todo bien. Está muy rico. De verdad.
Pinchamos las patatas, y si están ya blanditas, apagamos el fuego, remojamos con agua fría (no sea que nos quememos), pelamos patatas y huevo y picamos para añadir a la ensalada. Y una vez que lo tengamos todo en el bol, a remover. Damos unos primeros meneos, añadimos el aliño, y terminamos de mezclar.
¡Que aproveche!

Ciudad Sin Ley

P.D.: como gracia final, podemos añadir alguna que otra oliva negra, nueces, uvas pasas…

Read Full Post »

RpE: Pasta Fresca

Vamos recobrando la normalidad después del parón navideño. Pero no por ello, vamos a olvidarnos de las comilonas típicas. Es más, vamos a seguir por ahí, estrenando una nueva categoría en el blog… “Recetas Para Edu”. Que bien podría también llamarse “Cocina Innovadora para Solteros de Oro”.
Y para empezar, PASTA FRESCA. Si todo va bien, cuando acabemos con todo esto, tendremos en nuestra bandeja algo parecido a lo que se ve en la foto.

Lo primero y principal: los ingredientes. A saber, por persona se necesitan:

100 gr de harina.
1 huevo.
1 cucharada de aceite de oliva.
Sal (si es que usas).

Yo hice la receta con el doble de todo eso, porque era para dos personas. El caso es que el primer paso es poner en un bol la harina. Hacemos un “volcán” y en su interior echamos los huevos y el aceite.

#Error de novato# Si bates los huevos antes de echarlos, pues casi que mejor…
Una vez que tenemos todo en el bol, viene lo bueno. Batir y amasar. Amasar. Amasar. Recomendable primero con un tenedor o cuchara, pero luego no queda otra que darle con los deditos… De las dos manos. Pringoso, pues sí, pero para eso tendremos a mano bien de harina.

#Error de novato# Si antes de meter la zarpa nos la enharinamos pero bien, pues casi que mejor…
Si lo hacemos más o menos correctamente, después de un ratejo (3-4 minutos deberían bastar) obtendremos algo parecido a lo que se ve en la siguiente foto:

Y bien. ¿Qué hacemos con esto? Primero lo dejamos reposar unos minutos. Más o menos yo creo que lo que tardáis en recoger un poco el bol, la cuchara, el tenedor y limpiáis un poco. Y ya de paso pues preparáis la zona en la que vayáis a estirar la masa con un poco (bastante) de harina.
Cogemos nuestra bolita de pasta y la empezáis a estirar. A medida que vais estirando, la propia masa os va a ir pidiendo más y más harina con el fin de que no se pegue en todos lados, así que tened bien a mano el paquete de harina y espolvorear por todos lados bien antes de que la masa se vuelva ingobernable. Si en algún momento se rompe, no pasa nada. Volvemos a hacer la bolita y empezamos de nuevo.
El propósito es conseguir una “sábana” muy finita. Casi me atrevo a decir que cuánto más fina mejor. Y cuando ya tengamos esa superlámina, cogemos nuestro cuchillo y cortamos tiras. Tiras si es que queremos hacer cintas. En nuestro caso es lo que queremos.

#Error de novato# La pasta fresca se hincha de una forma considerable al meterla luego en el agua hirviendo. Si hacemos las láminas muy finitas (0’5 cm o así), pues casi que mejor.
Vale, ya tenemos las tiras hechas. Con mucho cuidado y con la ayuda del cuchillo, las despegamos de la “zona de estiramiento” y las ponemos a secar. Yo cogí un par de perchas y solucionado. Si lo habéis logrado, vuestras cintas se deberían parecer bastante a esto:

Esperamos otros pocos minutos. Podemos aprovechar a limpiar y recoger la cocina, porque con tanta harina y estiramientos lo más seguro es que hayamos montado un pequeño guirigai en casa. Y después de dejarlo todo limpio, tenemos nuestra pasta fresca lista para cocinarla.
¿Cómo la cocinamos? Pues a gusto del consumidor y como cualquier pasta. Aunque dato importante: como he dicho antes, la pasta fresca se hincha mucho al cocerla. Así que es mejor echarla en el agua hirviendo de poco en poco si no queremos que se nos haga un pequeño mazacote. Tiempo de coción… Variable. El mejor truco, probar una tira de vez en cuando.
¡¡¡Que aproveche!!!

Ciudad Sin Ley

Read Full Post »